Relax

¿Cómo saber si necesitas un masaje erótico?

En toda relación de pareja, el erotismo es uno de los elementos claves de la vida conyugal, siendo necesario que entre ambos miembros existan técnicas que contribuyan a mantener viva la llama de la pasión y el deseo por el otro, por lo que los estímulos sensoriales en el momento de los encuentros sexuales entre estos son muy importantes, para que puedan afianzarse la confianza entre ambos y mantener viva la creatividad.

El tacto es uno de los sentidos que sirven para que las personas disfruten de una forma plena de su sexualidad y experimenten nuevas sensaciones en el sexo. Una de las opciones consiste en la aplicación de masajes eróticos barcelona en los momentos en los cuales la comunicación de las parejas en el ámbito sexual.

Motivos para contratar un masaje erótico

1.- Deseas experimentar más placer cuando tienes relaciones sexuales

Si bien la penetración es una parte esencial cuando se mantienen relaciones sexuales, el preámbulo en estos encuentros permite que los miembros sientan mayor conexión en su intimidad y puedan disfrutar más a gusto explorando el cuerpo de su pareja, siendo un masaje erótico una gran alternativa para estimularla y lograr que esta se sienta más complacida y plena cuando hagan el amor.

2.- Quieres conocer nuevas zonas erógenas en tu cuerpo

Los masajes eróticos son una técnica que sirve para que las personas puedan explorar las zonas erógenas, es decir, esas partes del cuerpo que estimulan el placer sexual, descubriendo puntos que pueden provocarles un goce sexual más estimulante e invitar a que disfruten de muchos orgasmos.

3.- Te cansaste de monotonía en las relaciones sexuales

Si deseas experimentar nuevas sensaciones al hacer el amor, puedes realizarle un masaje erótico y sensual a tu pareja o recibir uno de parte de esta para renovar y refrescar su vida sexual, dejando atrás esa monotonía que acaba con la pasión amorosa.

Algunos consejos para realizar masajes eróticos que sean inolvidables

1.- No utilices solo las manos, existen otras prácticas que provocan estímulos en el cuerpo como los besos, soplar la piel o lamerla. También puedes usar el cabello o los pechos, rozándolos a través del cuerpo y si eres mujer, acaricia la espalda de tu pareja con tus senos.

2.- Lame los pies de tu pareja: esta es una de las zonas erógenas más importantes del cuerpo, por lo que puedes lamerle y acariciarle los pies con tus manos.

3.- Utiliza aceites grasos o fluidos para que tus manos se encuentren humectadas y el placer que siente tu pareja se multiplique, en el mercado puedes encontrar variedad de olores que son muy estimulantes e incluso provocar sensaciones de calor y frío, además de algunos con sabores que sirven para realizar prácticas orales que inviten a la plenitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *